Sobre el libro de poemas "Artista en borrador (canciones a otra parte)" de Ricardo Bruno * por Juan María Solare
Artista en borrador
poemas tangos milongas Artista en borrador Canciones a otra parte Ricardo Bruno
[main] [agenda] [biography] [works] [recordings & CDs] [audio] [fotos] [videos] [pedagogy] [ensembles] [journal] [interviews] [articles] [partners-links] [press] [organisers] [Piano Festival] [Radio Tango Nuevo] [contact-credits]
Juan María Solare composer & pianist
Juan Maria Solare - composer and pianist. Foto: Lea Dietrich
Copyright © Juan María Solare  2013, all rights reserved

sobre el libro

Artista en borrador (canciones a otra parte)

de Ricardo Bruno

por

Juan María Solare

[Juan María Solare; Bremen, marzo de 2012]

Palabras escritas para la contratapa del libro
Artista en borrador (canciones a otra parte) de Ricardo Bruno.
En febrero de 2012 escribí, por pedido de Ricardo Bruno, el prólogo para su colección de poemas Artista en borrador (canciones a otra parte). Tal prólogo se transformó en un pequeño ensayo sobre métrica poética, examinada desde la óptica del músico. Mi prólogo lleva el título ¿Qué ve el compositor en un poema? Tras una breve aclaración terminológica, sigue una primera sección sobre Métrica y estructura acentual (con ejemplos tomados de poemas de Ricardo Bruno), luego una segunda sección que repasa posibles métodos de trabajo en la asociación entre letrista y compositor, para finalizar con unos párrafos sobre las recurrencias estilísticas en las canciones de Ricardo Bruno. Lo que iba a ser un mero preámbulo terminó creciendo hasta las 3008 palabras.

En cuanto al libro de poemas en sí, tiene tres subdivisiones principales.
Tangos, Milongas y Otras aventuras. Su dedicatoria es múltiple: "A Olga, a Horacio Ferrer, a Julio Nudler, a Aníbal Troilo, a Ástor Piazzolla." Aunque poemas aislados están dedicados a la barra de “Férvido” (que es un restaurant-karaoké en el barrio porteño de Montserrat), a Leopoldo Lugones, a Guillermo Fernández, a Cacho Castaña, a Paco Berón, a Julián y a Santiago (que son los hijos del autor), a Marta Rossi, a Eugenio Mandrini, a Ángel Yonadi, a Wilson Saliwonczyk, a Horacio Cabarcos y Juan Morteo, a Oscar Acebrás, a Hugo Salerno, a Solange Bazely, a Martina Yñiguez.

El libro
Artista en borrador (canciones a otra parte) existe en edición en papel (asequible sólo en Buenos Aires, Argentina), pero su autor ha decidido gentilmente ofrecerlo además para descarga gratuita en este lugar.

Pueden ustedes entonces descargar aquí la colección de poemas
Artista en borrador (canciones a otra parte), de Ricardo Bruno; y su prólogo, ¿Qué ve el compositor en un poema?, de Juan María Solare.
Si hay algo que nos asemeja a Ricardo Bruno y a mí es esa incomprensible afición por arrojar al mar mensajes en una botella. Esta botella que usted tiene entre las manos, gentil lector, contiene un cancionero con poemas que no son calcos ni clones de poesías ajenas. Seguramente algunos de tales poemas le gustarán. Pero no me es suficiente. Me permito sugerir que le responda al náufrago y que imagine usted melodías que se ajusten a estas letras. Algunos textos aquí incluidos se lo merecen.
Artista en borrador
Artista en borrador
libro de poemas Artista en borrador (canciones a otra parte) de Ricardo Bruno
prólogo de
Juan María Solare:
¿qué ve el compositor en un poema?
Tango argentino. Yo me presento así, dice Ricardo Bruno. Eduardo Aldiser en "Argentina al Mundo"
Tango argentino. Yo me presento así, dice Ricardo Bruno.
(comentario de Eduardo Aldiser en "Argentina al Mundo")
Ricardo Bruno

Ricardo Bruno


Apunte autobiográfico

Nací en 1941 en
Santos Lugares, a un kilómetro de la General Paz. Mi padre era empleado ferroviario y alguna vez me habló del café El Nacional y de Fresedo. La que escuchaba tangos era mi madre. Mi abuelo paterno, en su casa, se reunía con amigos para cantar en italiano. Tengo cartas suyas. Era tremendamente castizo. Murió en 1945.

A los 6 años empuñé por primera vez el micrófono en la
plaza Leopoldo Lugones, de Piedra Blanca, San Luis. No canté. Sólo lo tuve entre mis manos. Fue emocionante.

En esas vacaciones puntanas devoraba “
El alma que canta”.
A los 12 años pasaba discos en los bailes del club con otros 5 pibes. Viajábamos al centro a comprar los discos que nosotros mismos elegíamos, mitad de tango, mitad de jazz y tropical. Cada uno era fanático de alguien. Yo, de
Troilo.
También me ganaba unos pesos como DJ en los asaltos que comenzaban a reemplazar los bailes populares.

Poco después cerré literalmente mis oídos. Dejé de comprar discos y los otros envases que vinieron después. En la radio y la tele me gustaban, pero ligeramente, los cantantes italianos.

En 1968, en un teatro de la calle Florida, escuché
María de Buenos Aires. Antes o después, en el mítico 676, Ástor Piazzolla me ganó para siempre.

Nunca dejé de escribir poesía, pero sin entregarme. A poco de enviudar conocí a Olga, mi actual compañera. Creo que es mi Musa porque a partir de entonces empecé a escribir canciones yéndome la vida en ello.
Fui afortunado. Cinco tienen música de
Juan María Solare.
"Like" (recomiende)
esta página
en Facebook
"Like" a
Juan María Solare
en Facebook